Mi refugio de tulipanes.

IMG_1682.PNGEsta carta va para la dueña del jardín de mis raíces, la que me enseñó que al igual que a las flores hay que regar a las personas, con cariño mucho cariño como ella regaba a sus plantas y con frecuencia, la necesaria para que crezcan libres y hermosas.

Ella me enseñó a regar mis flores y procuró que creciera rodeada de frescos aromas. Pero , al igual que las plantas a las personas nos salen hierbas malas, ramas oscuras.

Cuando estás me salían ella me mandaba dibujar tulipanes en el suelo, podándolas poco a poco mientras yo me refugiaba en mis tulipanes.

Tantos tulipanes fueron, que me han protegido y me han hecho seguir el camino correcto, aprendiendo a podarme yo solita mis ramas oscuras, hasta que al final deje de necesitar dibujar tulipanes en el suelo.

Pero lo que nunca dejarán de necesitar mis raíces es ir a ese jardín y abrazar a la rosa que hizo de sus flores las más coloridas y bonitas de valencia, en ese escondido jardín mis flores crecieron felices y en ese precioso jardín se quedaron todos mis tulipanes.

La rosa siempre será mi abrazo y los tulipanes, mi refugio.

Anuncios

Que nos de tiempo la vida.

Que nos dé tiempo la vida para cumplir las promesas, esas que nos hacemos a nosotros mismos sobre un futuro y las que hacemos a los demás. Que nos dé tiempo a perder la vergüenza, a hacer lo que nos apetezca en el momento, sin pensar en consecuencias futuras.
Que nos dé tiempo la vida para cumplir nuestros sueños más ambiciosos sin esperar a que lleguen solos. Que nos dé tiempo para dar los besos que queramos, los esperados y los inesperados.
Que nos dé tiempo la vida para querer sin limites,  para arriesgar por alguien y entregarte  a todo riesgo.
Que nos dé tiempo la vida para darles cada día a las personas que nos rodean un abrazo de esos que te llevan a otro mundo, sin problemas.
Que nos dé tiempo la vida para bailar como si fuera el ultimo baile de la noche y disfrutarlo al máximo.
Que nos dé tiempo pero, sobre todo, que cuando nos lo dé, sepamos que esta ahí.
La cantidad de planes de futuro que no llegan; de sueños incumplidos, por miedo; de besos guardados en el interior, por indecisión; de experiencias pérdidas, por vergüenza…
La vida te da 24 horas cada día de tu vida, aprovecha cada una de ellas, porque no sabemos si la vida, tiene guardadas 24 horas más para el día siguiente.
Así que, que nos de tiempo la vida, pero, sobretodo, que sepamos aprovecharlo.
bancodetiempo

Me gustan las personas.

chica-espaldas-melena-viento
Me gustan las personas que hacen favores sin recibir nada a cambio.
las personas que bailan a lo loco, las que saltan a la piscina sin pensarlo y aceptan las consecuencias si las hay.
Me gustan las personas que perdonan y las que saben pedir perdón de verdad, las personas que lloran, que sienten.
Me gustan las personas que comprenden,que se prueban los zapatos de todos y las que viajan dejando la huella en cada lugar, que rebuscan en lo desconocido.
Me gustan las personas que ríen a carcajada limpia.
Las personas que leen, las que les gusta aprender todo sobre la vida.
Me gustan las personas que vienen y van y las que se quedan, un tiempo o para siempre, las personas que hacen de la vida un conjunto de concidencias.
Me gustan las personas que se dejan peinar por el viento, las  que lo dan todo por lo que quieren hasta conseguirlo.
Me gustan las personas que saben que no se puede gustar a todo el mundo.
Me gustan las que sueñan hasta que un día se levantan y cumplen sus sueños.
Me gustan las personas que viven y comparten su vida con los que les rodean.
Me gusta las personas que se gustan, por estas pequeñas cosas.

Sin sentido.

Ella era de las que pensaba que no había dirección correcta y el de los que cogia  el coche sin saber a donde se dirigía.

El caso es que cada uno con sus cosas iban  en la misma dirección, en sentido directo hacia la locura.

Ella empezó a pensar que esa era su dirección correcta y él aun sin saber cual era su destino no quería  cambiar de dirección.

Lo que acabó en un va y ven de besos, roces y mucho amor el cual les hizo llegar a un gran sin sentido, en el que no había dirección correcta y solo les movía el no tener mayor destino que el disfrutar como locos de lo bueno y lo malo juntos, de sentirlo a su manera en ese gran sin sentido.

Hasta la última gota.

Eres como el mar, con sus dos caras. Y yo soy una loca aventurera, llena de miedos pero de las que saltan al vacío.
Bailo desde pequeña y supongo que fue tu balanceo el que me llevó hasta ti.
Fui descubriéndote gota a gota, marea arriba, marea abajo, y me di cuenta de que en ocasiones tus olas son puntiagudas y duelen.
Te conocí con miedo a ahogarme, pero nunca dejas que mi respiración se paralice, pides a tus olas que me asusten pero que no me ahoguen.
Empiezo a formar parte de tu balanceo y tu azul no quiere que me vaya.
Y yo, que estoy aquí asustada, en ocasiones quiero salir y huir, siento impotencia por no tener el poder para calmarte.
Así que decido amar tu caos tanto como tu balanceo.
Comprendo que el porque de tus revoluciones es algo que ni el mar sabe.
Lo que tú no sabes es que en esos momentos yo ya me he dado cuenta de que solo me sale querer, hasta la ultima gota de tu mar, que no me daré por vencida, que bailare con mil mareas y me enamoraré de mil y un balanceos.

A la vida, a la tierra, por enseñarme a bailar, a vivir.

. estado-mares

SIGUE ADELANTE, NO DESISTAS.

“Ojalá dormirme y despertar en mucho tiempo, cuando todo haya pasado”, esta sensación que invade mis pensamientos en una situación difícil, bien pues esta es mi respuesta, atenta:

Si no lo haces por ti, hazlo por mi y quédate bien despierta y viviendo todo lo que vas a vivir, con lo bueno y con lo malo. Yo no te voy a dejar estar mal, estaré a tu lado haciendo limonada, porque si la vida te da limones hay que hacer limonada.

Tú, que llevas dentro unas inmensas ganas de volar, de crecer, no dejes que unos baches te frenen. Entiendo como te sientes, de verdad, quieres que se paralice el tiempo porque no ves como salir de este mal trago, pero escucha, los días van a pasar si o si y puedes quedarte ahí enfurruñada con la vida o aprender de ella y tomarte las cosas como lecciones que te servirán algún día, seguir adelante bien contenta porque los días pasan y no hay tiempo que perder en esta vida.

Sólo depende de ti cambiar de actitud. Si tu sonríes a la vida estas más cerca de que te devuelva la sonrisa que quedándote sentado viendo como pasan los días. mira, una cosa hay clara, tienes que seguir adelante, así que ten presente que si la vida fuera fácil nada tendría sentido ni las cosas buenas valor.

Sigue adelante, no desistas, si no lo haces por ti hazlo por mi.

Si la vida te da limones, haz limonada.

El juego de la vida.


Inconscientemente vivimos un juego dividido en niveles en el que disfrutas cada nivel pero deseando pasar al siguiente.

Cuando pasas al siguiente te das cuenta de que es más difícil, de que el número de decisiones a tomar aumenta, pero también aprendes a valorar las etapas anteriores.

Me encuentro en el final de uno de los mejores niveles de mi vida, y no sabéis cuanto he ansiado este momento; y ahora que me veo aquí sentada apunto de vivirlo, tiemblo. Sé que lo que viene ahora lleva una cantidad de cosas buenas importante, pero eso no quita que este nivel este lleno de cambios que hay que asumir, decisiones que van a tener una repercusión en mi vida y más cosas que perecía que nunca llegarían.

Pero sí, se puede decir que este nivel está terminado, y que aunque todavía no me sienta del todo preparada para el siguiente, toca empezar a superarse.

No me gusta tener mi futuro planeado, y este nivel al que paso me lo he imaginado mil veces y de mil y una maneras. Cada decisión te va dirigiendo hacia allí y eso me ha dado mucho miedo, pero ahora, he entendido que también puede haber pasos en falso, retrocesos y cambios de dirección.

Tú eliges como quieres que sea tu futuro, así es como se supera el nivel, mirando hacia delante sin miedo y con ganas de comerse el mundo. Teniendo muy claro que si quieres puedes, y que quien la sigue la consigue así que consíguelo.

Hay veces que nos quedamos atascados en un nivel. Empezamos a vernos incapaces de superarlo y nos rendimos, dejando pasar la vida por delante; pues que sepáis que vida solo hay una, si no aprovechas esta no hay otra.

¿Quieres pasar de nivel? Pues no te rindas, si deseas algo tienes que intentarlo. Si lo quieres d de verdad no hay nada mejor que hacer que conseguirlo.

Nunca pensé que llegaría este momento. Pero sí, paso de nivel; el que dejo atrás me ha enseñado tantas cosas que no podría enumerarlas, y todas ellas han hecho que hoy sea quien soy. Ahora toca coger fuerzas y todo lo aprendido en este para conseguir superar el siguiente.